miércoles, 28 de mayo de 2014

Cosmética: ¿puramente superficial?

Hola guapas!!

Hoy quiero tratar un tema que llevo en la cabeza desde hace bastante tiempo... Casi tanto como el que lleva abierto este blog.
Generalmente atribuimos a la cosmética un sentido meramente superficial, se ve como una simple vía para vernos más guapas y sentirnos mejor con nosotras mismas. Puede ser superficial si el uso de cosméticos solo nos sirve para vivir pegadas a un espejo contemplando nuestra imagen, sacando defectos y buscando maneras de corregirlos. Pero yo vivo la cosmética de una manera muy distinta, claro que me gusta verme más guapa y sobre todo sentirme mejor conmigo misma pero para mí el uso de la cosmética va más allá... Quizá por eso siempre me han llamado más la atención los productos de cuidado que los de maquillaje (que también los tengo y me fascinan, ¡ojo!).



Yo le doy al uso de la cosmética un sentido más espiritual... Ya en tiempos remotos se consideraba la belleza algo sagrado y buscar la belleza física era todo un ritual. Creo sinceramente que la cosmética de cuidado es una vía precisamente para eso: para cuidarnos. Para mostrarnos amor y respeto a nosotras mismas, para conectar con nosotras en algún momento del día. Aplicar productos cosméticos en nuestro cuerpo puede ser todo un ritual y también una manera de meditar. Estos momentos pueden ayudarnos a alcanzar una mayor conciencia sobre nosotras mismas y pueden ayudarnos a centrar nuestra mente en lo que estamos haciendo olvidando todo lo demás, es lo que ahora llaman "Atención plena" (Mindfulness). Cabe decir que si además aplicamos cualquier producto desde una atención plena va a hacer más efecto pues estamos receptivas. Aunque se nos empuje a llevar ritmos de vida desenfrenados, tenemos el derecho de marcar nuestros propios ritmos o como mínimo de reservarun tiempo para nosotras.

No nos engañemos... La sociedad nos bombardea constantemente con la idea de que tenemos que ser bellas y perfectas. Se nos imponen cánones muchas veces imposibles de conseguir (incluso muchas veces a través de imágenes falsas o retocadas digitalmente). Pretender ser perfectas solo sirve para hundir nuestra autoestima pero ¿qué tal si en vez de buscar la perfección solo buscamos ser lo mejor que nosotras queramos ser? No por cumplir con un cánon si no por amor a nosotras mismas. El amor a una misma no la da la belleza pero sí contribuye a ello el tomar el autocuidado como una responsabilidad.
Aprendamos a aceptarnos tal y como somos, no pretendamos cambiar todo nuestro ser físico a través de la cosmética. Seamos conscientes de que donde hay belleza hay salud. No usemos el maquillaje como una máscara frente al mundo, usémoslo como un potenciador de quiénes somos, como una vía creativa y como una forma de expresión.

Fuente: La Bioguía


Resumiendo

La verdadera belleza y la salud van cogidas de la mano.
Cuidarnos no es algo superficial, es una vía de mostrarnos amor.
A través del autocuidado ganamos salud física y mental.
Todas somos únicas y eso es lo que nos hace bellas.
Actuar desde la plena consciencia nos trae múltiples beneficios.

¿Qué opinais? ¿Qué sentido le dais al uso cosmético?

4 comentarios:

  1. Muy buena reflexión. Estoy de acuerdo contigo y me encanta la imagen con la frase que has elegido para ilustrar esta entrada. Genial.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta que estemos de acuerdo. La frase me tiene enamorada, ya es uno de mis lemas de vida jejeje.
      Un besote!!

      Eliminar
  2. Hola!

    Has sabido escribir justo lo que yo pienso. Más que cosmética, yo hablo más siempre de dermocosmética, que enlaza la salud con la belleza :)

    Acabo de empezar un blog, te lo dejo aquí por si quieres pasarte a verlo :) lepetitcoindechannel.blogspot.com.es Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Hola!!

    Te he dejado un premio en mi blog :) Pásate cuando quieras! http://lepetitcoindechannel.blogspot.com.es/2014/09/premio-best-blog.html

    Un besito!

    ResponderEliminar

¡Gracias por escribir!