sábado, 25 de octubre de 2014

Cosmética convencional vs cosmética natural

¡¡Hola guapas!!

Ha pasado mucho tiempo desde mi última actualización pero vuelvo con muchas ideas nuevas para hacer posts y espero que el tiempo me acompañe para poder publicarlos jajajaja.
Desde hace cosa de un año, me estoy pasando a la cosmética natural. He aprendido varias cosas en este tiempo y quiero empezar a compartirlas con vosotras. Por ello comienzo hoy con una entrada realizando una comparativa entre la cosmética convencional y la cosmética natural, para mostraros por qué me estoy cambiando de bando.

Ya hace años dejé de usar productos para el cabello que usasen siliconas y además siempre he procurado usar cosméticos respetuosos con el medio ambiente y que no testasen en animales. Ese fue el comienzo de mi búsqueda y ahora voy mucho más allá: empleo cosmética eficaz que me cuide tanto a mi como al planeta.

Lo primero que descubrí en este búsqueda es que hay que tener cuidado a la hora de comprar cosmética natural pues al no haber una legislación oficial al respecto muchas marcas te cuelan falsos cosméticos naturales (que igual en su formulación cuentan con un 2% de ingredientes naturales). Pero como la mayoría no entendemos demasiado de ingredientes, contamos con una serie de certificados que nos garantizan que el producto es ecológico y natural. Aquí os dejo algunos ejemplos pero hay muchos más:



También encontré que a la cosmética natural la empezamos a llamar ecológica cuando esta contiene un 95% de ingredientes de origen vegetal o animal ecológicos y certificados. Desde la Red Ecoestética nos dicen que la cosmética econatural cumple los siguientes principios:
  • La mayor parte de los ingredientes son naturales o de origen natural. Estamos hablando de un mínimo del 90%.
  • No se incluyen materias primas, especialmente compuestos químicos, sobre los que existen dudas sobre su inocuidad para el medio ambiente o la salud de las personas.
  • Utilizan procesos de transformación y elaboración respetuosos con el medio ambiente.
  • Se permiten ingredientes de origen animal siempre que no sean derivados de animales amputados o sacrificados específicamente para la elaboración del cosmético.
  • No están testados en animales ni el producto final ni ninguno de sus ingredientes.
  • No se admiten ingredientes ni procesos que impliquen el uso de tecnologías controvertidas como organismos modificados genéticamente (OGM), nanotecnología o irradiación.
  • Se suelen utilizar embalajes eco-responsables, reciclados y/o reciclables.
Cuando yo vi estos principios fue cuándo me acabé de convencer de dar el paso y cambiarme pues esta cosmética cumple con mis valores. Y es que realmente creo que una manera que tenemos todos de contribuir a cualquier causa es a través del poder de nuestro consumo.

¿Pero a nivel práctico que diferencias encontramos entre un cosmético convencional y uno natural? Desde Aula Natural nos dejan un cuadro bastante ilustrativo:


En este cuadro vemos la comparativa de ingredientes de cualquier producto según las fases empleadas para crearlos. Puede ser complicado si no sabemos cómo se crea un producto cosmético pero de forma intuitiva nos sirve para ver que hay grandes diferencias entre unos y otros. Básicamente la gran diferencia es que del convencional obtenemos ciertos resultados por la química del producto mientras que en los naturales los obtenemos por los efectos de sustancias totalmente naturales.

Según mi experiencia he podido comprobar que cuando nos pasamos a usar cosmética verdaderamente natural obtenemos los siguientes resultados:

- Los resultados de nutrición y tratamiento son reales, no un efecto de resultado engañoso por la textura que nos da una silicona.

- Al cabo del tiempo nuestra piel y nuestro cabello dejan de mostrar problemáticas que teníamos con la cosmética convencional: hay una regularización de ambos y los notamos mucho más sanos.

- La cosmética natural tarda un poco más en hacer efecto pero porque el resultado es real y no una máscara.

- No es cierto que sea más cara, podemos encontrar una amplia gama de precios. Además cuando compramos esta cosmética sabemos que estamos pagando en función de la calidad de los ingredientes, no estamos pagando marketing.

- Empezamos a darnos cuenta de que no necesitamos tantas cosas en nuestro baño pues un solo producto con buena formulación nos resuelve varias problemáticas.


Por último os dejo un elace a un video que considero que vale la pena si os interesa profundizar un poquito más. El tema es demasiado extenso para tratarlo en un solo post pero espero que os haya resultado de utilidad como introducción en este campo.

¡¡Muchas gracias por llegar hasta aqui!!

Si teneis dudas o comentarios estaré encantada de leeros y tratar de responderos.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡Un besote!!!!!!!!!!

2 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada. El cuadro con la comparativa de la cosmética convencional y la natural es genial. Me parece todo un descubrimiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho que te haya gustado la entrada. El cuadro es genial, cuando llegó a mis manos no veía el momento de compartirlo porque es muy ilustrativo.
      ¡Gracias por escribir! :D

      Eliminar

¡Gracias por escribir!